Póker online: las variedades más populares

Poker Online

El juego online ha experimentado un importantísimo repunte en nuestro país en los últimos cinco años.

Los motivos de este auge son muy variados aunque el avance de las nuevas tecnologías sigue siendo un punto clave. Además, también es importante destacar la progresiva aceptación por parte de la sociedad hacia esta nueva modalidad de ocio.

En este sentido, han sido muy importantes los relatos de grandes jugadores españoles como Adrián Mateos o Ramón Colillas, que consiguieron hacer de su hobby online un modo de vida.

Tanto el madrileño, considerado como uno de los mejores jugadores de póker del mundo, como el catalán, comenzaron su carrera en el mundo virtual para, más tarde, dar el salto a los torneos profesionales.

Mateos, de hecho, incluso ha afirmado en algunas entrevistas que el póker en su variante online es el que le permitió crecer como jugador y continuar practicando y ganando destreza en los tapetes ante la imposibilidad de desplazarse a todos los torneos de carácter presencial.

Este es, a su vez, otro de los detonantes de la explosión del juego a través de internet y es que si bien en España contamos con un gran número de casinos, estos no se encuentran repartidos de forma homogénea por todo el territorio, lo que obliga a los jugadores a recorrer grandes distancias para poder competir.

En la actualidad existe un gran número de operadores que cuentan con su propio casino online, la mayoría de ellos con una gran experiencia en el sector, tal y como ocurre con 888. Estos establecimientos virtuales presentan muchas ventajas con respecto a sus homólogos físicos y cuentan con una gran variedad de juegos que ponen a disposición de sus usuarios.

De entre todos ellos, el póker sigue siendo el rey, aunque en los últimos datos recogidos por la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), las slots o tragaperras han escalado puestos en el cómputo global aumentando en un 11% el volumen de dinero jugado durante el último trimestre.

No obstante, como ya os hemos hablado de los tipos de slots que existen y también de cómo mejorar vuestros resultados, hoy os queremos ofrecer un pequeño repaso sobre las modalidades de póker más habituales.

En primer lugar cabe destacar que existen un gran número de variedades de póker, pero casi todas se engloban bajo los siguientes tres grupos: póker de carta común, draw póker y stud póker. A continuación abordamos cada uno de ellos:

Póker de carta común

Las variedades que se engloban dentro de este grupo se caracterizan por la existencia de una serie de cartas comunes que pueden ser empleadas por cualquier jugador. Dentro de este grupo destacamos el Texas Hold’em y el Omaha Hold’em.

El Texas Hold’em es, a día de hoy, la variante que mayor demanda registra. Su éxito reside en unas reglas muy sencillas de comprender, incluso entre los jugadores menos experimentados.

En la modalidad Texas Hold’em se reparten un total de dos cartas a cada jugador y cinco de manera comunitaria que reciben el nombre de flop (tres primeras), turn (cuarta) y river (quinta). Con sus dos cartas individuales y la ayuda de las cinco comunitarias, cada jugador deberá tratar de hacer la mejor combinación posible.

Foto: Pixabay / Pubilc Domain
Foto: Pixabay / Pubilc Domain

El Omaha Hold’em, por su parte, cuenta con menos popularidad pero también se posiciona como una variante del póker con gran aceptación entre los jugadores de nuestro país.

De hecho, fue precisamente en Europa donde comenzó a ganar adeptos para más tarde dar el salto a los tapetes de Estados Unidos, en donde en la actualidad es más habitual. Sus reglas son bastante similares a las del Texas Hold’em: cada jugador recibe cuatro cartas, de las que solo podrá utilizar dos.

De manera comunitaria se reparten cinco, de las que se pueden emplear, a su vez, tres para formar la mejor mano de cinco. Dentro del Omaha existen más variantes, como el Omaha Hi, en la que cada mano cuenta con un único ganador en función a la combinación de sus cartas, y el Omaha High-Lo, en la que hay dos manos ganadoras: una alta y una baja.

Además, es importante señalar que tanto el Texas como el Omaha pueden jugarse con límite o sin límite; es decir, con restricciones en la cantidad que cada jugador puede apostar en cada ronda.

Stud póker

A diferencia de las dos modalidades anteriores, en el stud póker no existen cartas comunes. Cuenta con varias modalidades (Six/Five Card Stud, Razz, Hi/Lo Stud, etc.) de las cuales el Seven Card Stud es la más popular entre los jugadores. En ella, cada participante recibe un total de siete cartas que pueden mejorar en las cinco rondas o calles que se dan durante una partida. Existen apuestas iniciales, denominadas “ante”, que son fijas.

Draw póker

Es una de las variantes en la que los faroles son de vital importancia para los jugadores. En el draw póker cada jugador recibe un total de cinco cartas que podrán modificarse a lo largo de las diferentes rondas.

El primer jugador en hablar es el que se encuentra sentado a la izquierda de la ciega grande y debe hacerlo antes de llevar a cabo un descarte.

Estos descartes, es decir, cambiar una carta propia por otra nueva del mazo, son los que posibilitan una variedad de manos muy extensa, de tal forma que los jugadores solo pueden intuir si las cartas de su contrincante son buenas o malas en función a sus gestos, de ahí la importancia de los faroles. Una vez finalizadas las rondas, los jugadores deben enfrentar sus manos de cinco cartas.

Artículos relacionados